Los científicos jóvenes de México

Respuesta a La Ciencia en tiempos de Soledad de Yair Israel Piña López

Por: María Soledad Rodríguez Moreno

Educar a un joven no es hacerle aprender algo que no sabía, sino hacer de él alguien que no existía

John Ruskin

Siempre ha existido el ímpetu de cambio en los jóvenes, no se ha deformado en todo lo que va de la humanidad, la esencia de su curiosidad se mantiene limpia e inalterada. Son ellos los que han marcado los hitos en la historia de las grandes transformaciones sociales, políticas, económicas, tecnológicas y científicas.

Hoy en día se ha dejado de llamar jóvenes a los jóvenes y se han abierto paso las juventudes, a partir del reconocimiento de su heterogeneidad y de los muy diversos papeles que pueden desempeñar en la sociedad con su ya característico sello revolucionario. Yair se inserta en una especie de juventud que puede provocarnos extrañeza por su amplia complejidad y por lo aislado que puede parecer su caso en un país como México, sin embargo, sorprenderá saber que existen muchos jóvenes que al igual que él nutren al país con innovación científica y tecnológica.

¿Vulnerables? Muy probablemente como la mayoría, depende el enfoque en el que lo miremos. Para muchos podrían ser calificados como privilegiados y de élite; no hay duda de que a los jóvenes universitarios puedan atribuirseles esas etiquetas sin mayor dificultad, sin embargo,  sorprendería saber que la mayoría de ellos provienen de entornos sociales humildes envueltos en arraigados valores tradicionales como la familia; se enfrentan a las mismas dificultades que el grueso de la población y comparten los peligros de la violencia asimilada, la crisis económica, la desconfianza hacia las instituciones, la desesperanza hacia la política y en muchos casos la apatía hacia nuevas formas de organización.

A ellos, sin embargo, se les ha echado sobre la espalda la responsabilidad de sacar adelante a un país, o esas son nuestras aspiraciones. Menudo problema y gran responsabilidad eso de ser un “líder social”. Se les encomienda esta misión a personas jóvenes que en la mayoría de los casos no obtienen incentivos para continuar sus investigaciones en el país, son invisibilizados, condenados al anonimato y sufren como muchos de nosotros  el sentimiento de que no hay salida para la situación de crisis en la que vivimos.

Así pues, en este contexto, encontrar a un joven que además de ser un científico reconocido, con una historia de trabajo inigualable, es un crítico social en potencia, promotor de la educación en México y del empoderamiento juvenil, hace que me cosquilleen los dedos al escribir y me incita a afirmar con toda seguridad que la educación pública es la empresa más noble a la que cualquier nación debe aspirar.

Amor y respeto al pueblo que me vio nacer: México; pero honor y gloria al pueblo que me forjó: la UNAM

Yair Israel Piña López

Estudiante Investigador en NASA

“Universidad Nacional Autónoma de México”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *