Nieve

Por: Kevin Lejía

Ganador del Primer concurso de cuento corto

En un alejado y desconocido desierto, dos elefantes movían sus rugosas y ásperas pieles. Llevaban días intentando encontrar agua y alimento, pero el yermo los castigaba minuto a minuto con su recalcitrante sol. Iban a morir y lo sabían. El sino estaba sobre ellos marcando un futuro triste y desolador. Lo único que proporcionaba fuerza a sus inmensas y pesadas patas era el amor que se profesaban. Ningún hombre sería capaz de igualar aquel amor. –Si muero, quiero que sea a tu lado –le dijo un elefante a otro. –Yo no moriré hasta haberte dado un último regalo –le respondió. -Dime algo que siempre hayas querido. –Quiero ver algo increíble. –Así será. Pensando en la promesa, los elefantes siguieron avanzando mientras el sol quemaba cada centímetro de su cuerpo. El aliento ya no les alcanzaba y sus grandes patas no soportaban un paso más. Se tumbaron en la arena a esperar su muerte. Entrelazaron sus trompas y cerraron sus ojos. De repente, del cielo empezaron a caer pequeños, pero abundantes, copos de nieve. Los elefantes sintieron la frescura del hielo en sus pieles y abrieron sus ojos. ¡Qué espectáculo! Jamás habían visto algo tan blanco y hermoso. Se alegraron, rieron y hasta cantaron; eran felices entre esa danza de nieve. Todo era perfecto. –Convertiste a la lluvia en estrellas –dijo el elefante recordando la promesa del otro. Intentaron levantarse para unirse a aquel coro de pelusas blancas, pero sus cuerpos no respondieron, ya era demasiado tarde. Sabiendo que no podían combatir el destino, cesaron en sus intentos y volvieron a entrelazar sus trompas. –Jamás olvidaré el día que vi llover estrellas –dijo un elefante. –Yo jamás te olvidaré a ti –respondió el otro. Y así, con dos promesas cumplidas, la de una muerte inminente y la de una unión eterna, los elefantes fueron poco a poco cubiertos en una capa de nieve, mientras sus trompas muertas seguían entrelazadas en un símbolo de amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *