LAS 25 HORAS

Por: Gabriela Bolaños

¿Quién no se ha puesto a pensar detenidamente que hay una hora faltante o una sobrante? En el reloj existen 12, pero quizás…son 13 o durante el transcurso del día y la noche en vez de 24, sean 25.

Vivimos tan automatizados midiendo el tiempo, que aun así nos hacen falta más horas para terminar todo lo que quedó pendiente como citas, trabajos y un sinfín de actividades.

Algunos ni se preocupan del correr de ellas y en cambio para otros su vida gira en torno al reloj, donde estas últimas personas vierten en su cabeza disparates de como rescatar aquella dichosa hora. Es imposible atraparlas siendo que cuando el hoy es presente y la hora que pasó ya forma parte de nuestro rutinario pasado.

Siempre persistirá el capricho de matar el tiempo y extinguirlo; pero me pongo a razonar que el ser humano por naturaleza se contradice pues al cabo, buscará esa concluyente hora que su existencia necesita. Los mitos y leyendas remontados a épocas inmemoriales que se amoldan a este tema,sobre la hora desechada por resultar improductiva, donde ellas no eran de vital importancia y que más que desaparecer ahora el hombre en la actualidad desea recuperarla e inventarla a su manera; aunque el reloj ya no tenga espacio para un componente extra.

En conclusión, no hay una hora más, no existen las 25 horas y el tiempo subsiste en su irreducible curso, el futuro se hace presente e igualmente pasado y el porfiado humano permanece en su afán de alargarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *